El fotógrafo nace y también se hace


Me llamo Ana y me apellido Mira; no es un apellido artístico, aparece en mi DNI.

Desde muy joven no había lugar a donde fuera sin mi cámara y tenia la costumbre de “encuadrar” con la mente cada imagen que me atraía por lo que no me costó decidir qué quería ser: fotógrafa.

Melómana y viajera de mi dicen quienes me conocen que soy cercana, alegre, discreta y sincera y no puedo dejar de imprimir esa esencia en mi trabajo. 

La importancia de conocer a tu fotógrafo


Un fotógrafo de boda se convierte en una sombra que acompaña como testigo silencioso a una pareja en el día más feliz de sus vidas. Lo hacemos porque no queremos perdernos ningún momento, porque somos eso: testigos encargados de relatar ese día para siempre con sus imágenes. Por eso un buen fotógrafo debe ser profesional pero además, compañero, asesor,  ayudante, e incluso a ratos psicólogo. Esto exige una dedicación que va más alla de lo profesional, e implica lo personal; nuestro producto final son fotografías, pero la materia prima son los sentimientos de personas enamoradas que quieren guardar esa felicidad en recuadros de papel de 10×15. 

Cuando un fotógrafo , tenga un estilo u otro, se implica, se interesa, se da como persona…entonces será un buen fotógrafo. Porque la fotografía es arte, y como expresión artística requiere del alma de su autor. 

César

Por nuestra parte todo eran preguntas, dudas, consultas, ahora que si queremos una foto para la invitación, que si la preboda en nuestro pueblo, que si el segundo fotógrafo, que si más pruebas… y Ana siempre con una sonrisa. Nos asesoraba, nos daba consejos, nos tranquilizaba, se convirtió en un gran apoyo.
5.0
2016-12-16T10:27:15+00:00
Por nuestra parte todo eran preguntas, dudas, consultas, ahora que si queremos una foto para la invitación, que si la preboda en nuestro pueblo, que si el segundo fotógrafo, que si más pruebas… y Ana siempre con una sonrisa. Nos asesoraba, nos daba consejos, nos tranquilizaba, se convirtió en un gran apoyo.
5.0
1
yolow

¡Y conseguí mi estilo!


Sí, cuatro palabras que quizá no digan mucho pero significan todo.

La palabra fotografía significa literalmente “escribir con luz”. Cuando me dicen que con buenas cámaras se sacan buenas fotos me gusta comparar este oficio al de pintor y respondo que un buen pincel no hace buenos cuadros. La fotografía tiene una parte de técnica y otra de arte; la primera se consigue con estudios, cursos, práctica, etc. La segunda solo poniendo el alma…tal y como lo haría un artista. Y quizá sea presuntuoso considerarse artista, pero lo quiero ser cada vez que disparo. Quiero transmitir emociones, sentimientos… no quiero solo una foto correcta, con un histograma equilibrado, iluminación apropiada y enfoque adecuado, ¡quiero una foto con alma!

Y encontré mi estilo. Se resume en pocas palabras: naturalidad, sencillez, miradas, detalles, sonrisas…

El fotógrafo (el de verdad, el artista) no solo nace, también se hace, por ello no quiero dejar de evolucionar y seguir aprendiendo. Y sobre todo no quiero dejar de disfrutar con ello.