Preboda Cesar y Aroa

prebodas
15 mayo, 2016

Volver a Sigüenza es siempre una opción buena. Hay pocos sitios como esa pequeña población de Guadalajara, porque parece transportarte a otra época, por sus calles y por su gente. Porque su gente esta sacada de otra época, de la época en la que la gente no estaba estresada ni desconfiaba. Allí hay cariño y amistad derrochada entre sus vecinos, tranquilidad y ganas de compartir risas en sus bares. Esa forma de ser inocente y amable atrapa más allá de la belleza de sus edificios, más allá de la belleza de sus vistas desde el castillo. Esta entrada es para mi especial, porque hay parejas que se toman mucho, pero mucho tiempo en agradecer mi cariño, mi trabajo y mi dedicación. Me hace muy feliz que mi trabajo haga feliz a parejas como Cesar y Aroa, que desde el primer momento me han mostrado una confianza y un cariño propio de la tierra de Sigüenza. No puedo dejar de acordarme de Eva y Jesus, Cristina y Luismi o Alberto y Piluca, porque habéis hecho que conozca ese precioso pueblo y lográis que me sienta cada vez más realizada como fotógrafa.

Cesar, Aroa…no he podido más que cazar la magia que hay en vuestras miradas, en vuestras expresiones, en vuestros abrazos y besos.

 

 

 

César 17:31 mayo 19, 2016 Responder
Muchas gracias a ti Ana!!! No nos cansamos de agradecerte todo lo que estás haciendo por nosotros, tanto por lo que haces como por cómo lo haces, que es lo que marca las diferencias. Por eso estamos tan convencidos de que eres la única capaz de cazar esa magia que dices y transmitirla a través de tus fotos. lo dicho, gracias, gracias y millones de gracias! Y ya sabes que siempre serás bienvenida a Sigüenza para echar unas risas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: