César

16 diciembre, 2016
Por nuestra parte todo eran preguntas, dudas, consultas, ahora que si queremos una foto para la invitación, que si la preboda en nuestro pueblo, que si el segundo fotógrafo, que si más pruebas… y Ana siempre con una sonrisa. Nos asesoraba, nos daba consejos, nos tranquilizaba, se convirtió en un gran apoyo.
5.0
2016-12-16T10:27:15+00:00